Las ancestrales laberinteras de Canoa Quebrada

Las ancestrales laberinteras de Canoa Quebrada

Canoa Quebrada se puso de moda en los años 70, por convertirse en uno de los sitios favoritos de los artesanos y hippies. Ellos fueron los encargados de llevar sus técnicas artesanales a este sitio. Una vez que se establecieron, fueron desarrollando y perfeccionando sus técnicas, llegando a desarrollar un mercado artesanal muy diverso.

Pero entre esta amplia gama de artesanos, destaca una categoría netamente regional y tradicional, transmitida de generación en generación, este arte es el de las laberinteras. Este tejido tradicional requiere de una gran habilidad manual, delicadeza, buena vista, paciencia, creatividad y dominio de la geometría.

Esta técnica de tejido proveniente de Portugal, llegó al estado de Ceará a mediados del siglo XVIII, para asentarse en la región. Esta técnica ha logrado sobrevivir a través de generaciones de tejedoras y del apoyo que reciben de diversos órganos como el Programa de Artesanato Irmãos do Ceará, que ofrece a las laberinteras, elementos para perpetuar su cultura en la región y a la vez promueve el comercio de estos tejidos.

El difícil arte del laberinto en Canoa Quebrada

El difícil arte del laberinto en Canoa Quebrada

Las organizaciones mostraron su preocupación por este arte, al constatar que todas las laberinteras que había en ejercicio, eran de edad muy avanzada, no quedando tejedoras jóvenes para sustituirlas a su tiempo. Por tanto, desarrollaron programas con cursos y charlas sobre esta técnica, como forma de captar nuevas generaciones que mantuvieran el mercado de “laberintos” en funcionamiento.

El tejido de laberinto es un producto que atrae la atención no solo de los turistas, sino también de pobladores de todas partes de Brasil, que llegan a Ceará en busca de piezas de esta codiciada técnica. Las laberinteras también producen su trabajo por encargo, lo cual lo hace más atractivo aún.

En Canoa Quebrada, existen 20 laberinteras, que son asistidas por la Asociación de Moradores dos Esteves, los que contribuyen a su manutención. La fama de estos trabajos de tejido es tan amplia, que han tenido encargos incluso de Japón.

Resulta difícil para la comunidad el mantener esta tradición, ya que si bien resulta muy atractiva, no está suficientemente valorada por los turistas ni por las poblaciones más jóvenes, que prefieren otros empleos más ventajosos. No obstante, el laberinto continúa su resistencia a desaparecer del panorama de las artesanías de Canoa Quebrada.

Si viajas a Canoa Quebrada no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario