Historia de Canoa Quebrada

Historia de Canoa Quebrada

La población de Canoa Quebrada nació a partir de un pequeño pueblo llamado Esteves. Descubierta en la década de 1960 por cineastas franceses del movimiento “Nouvelle Vague”, la población experimentó un choque de culturas, que resultó en un sentimiento de libertad que allí impera hasta hoy. 

Cuenta la tradición local que los franceses trabajaban duro y, a la noche, se entregaban a la diversión. Por esa razón, una luna y una estrella, esculpidas en los acantilados, se convirtieron en el símbolo local. Otra versión de esa tradición cuenta que, en el equipo de filmación, existía un marroquí de religión islámica, que sintiendo culpa por las continuas salidas nocturnas, deseaba el perdón de Alá. Para ello mandó a esculpir, en los acantilados, la luna y la estrella, hoy íconos locales.

La población adquirió fama al ser descubierta, en la década de 1970, por los “hippies”, que allí encontraron un lugar remoto, habitado apenas por una tribu indígena y algunos pescadores, una población humilde y hospitalaria, que hasta hoy preserva la tradición de pescar en balsas de madera en el mar. Algunos de esos hippies se instalaron en el lugar, casándose con los nativos y teniendo hijos. De ese modo, es posible encontrar allí muchos descendientes de suizos, franceses y otros europeos.

Historia de Canoa Quebrada en la década del 90

Canoa Quebrada volvió a ser escenario de una película en 1997, con la producción de Bella Donna, por Bruno Barreto, transformándose desde entonces en uno de los principales destinos turísticos de Ceará.

A la noche, los residentes y turistas se encuentran en la calle principal jocosamente apodada de “Broadway”, embalados por el ritmo del “Reggae” y del “Forró”.

Si viajas a Canoa Quebrada no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario