Guía de surf de Brasil

Si estás buscando buenas olas para practicar surf, o sólo quieres una playa donde puedas aprender y mejorar tus habilidades, una de las opciones más acertadas es Brasil. Conocido por sus grandes extensiones de playas y con más de 75 zonas de surf, no hay duda de que el país alberga surfistas de primer nivel. Tiene un clima tropical y subtropical, que se caracteriza por las temperaturas altas y las lluvias moderadas y fuertes. La combinación del clima con sus más de 7.500 kilómetros de costa sobre el Océano Atlántico, hacen que el territorio ofrezca de norte a sur variedad de escenarios, con un oleaje consistente y bancos de arena que prometen condiciones para todos los niveles de surfistas.

La costa de los estados del sur reciben un oleaje más constante durante todo el año, que se origina con las bajas presiones del Antártico y presentan las olas más altas entre abril y octubre. En cambio el norte recibe un oleaje provocado por las lluvias tropicales del océano, ofreciendo su mejor temporada entre noviembre y marzo. En esta sección encontrarás una guía de surf de Brasil, para que planifiques tus próximas vacaciones, conociendo el panorama completo que ofrece el exótico litoral del país, desde las playas más famosas hasta las menos conocidas pero de igual belleza y excelentes condiciones para el surf. Aquí encontrarás información sobre los destinos destacados, desde el Archipiélago de Fernando de Noronha y Natal bien al norte, pasando por Bahía hasta los estados sureños de Santa Catarina y Río de Janeiro.

Si tu próximo destino es Río de Janeiro, Barra da Tijuca y Macumba son excelentes sitios para principiantes, Praia do Amor y Prainha son las playas preferidas por los surfistas intermedios, y Jacone Reef y la playa de Itacoatiara son ideales para los expertos que buscan grandes olas. Pero el territorio brasilero ofrece otros tantos destinos que puedes visitar en busca de las mejores olas. De las famosas playas de Río de Janeiro, pasamos a las playas semi desiertas, de difícil acceso y visitadas casi exclusivamente por los surfistas más aventureros, como la playa Castelhanos a la cual se accede atravesando la exuberante vegetación de Ilhabela, la playa Maracaípe en el estado de Pernambuco, y otros destinos poco conocidos pero que vale la pena visitar.