El bronceado perfecto: consejos para cuidarse del sol en Brasil

 

Consejos para un bronceado perfecto en Brasil

Para disfrutar a pleno las increíbles playas de Brasil es fundamental cuidar la piel de los rayos solares. Tanto en verano como en invierno, la intensidad del sol puede producir molestas quemaduras si no se toman las precauciones debidas.

Muchos turistas, ávidos de sol y playa, olvidan proteger su piel el primer día de verano. El resultado: ardores e irritaciones que pueden llegar a arruinar las vacaciones y tener serias consecuencias para la salud de la piel en el futuro. No te preocupes: utilizar un protector solar no impedirá que tu piel tome ese bronceado inconfundible que caracteriza a los brasileños. Sigue nuestros consejos para disfrutar del eterno sol brasileño de la forma más saludable.

Consejos para broncearse en Brasil:

  • El secreto para un broceado perfecto y sano es ir despacio. La exposición progresiva permite un tostado gradual de la piel, sin lastimarla. Tomar sol durante varias horas sin protector el primer día de playa solo generará quemaduras y un color poco duradero. Es primordial aplicarse un factor solar alto, adecuado a cada tipo de piel, e ir adquiriendo un dorado lento y seguro. Para una mayor protección, colocarse el protector media hora antes de la exposición al sol.
     
  • El mediodía es la hora más nociva para exponerse al sol, ya que los rayos UV penetran con mayor intensidad en la atmósfera. Aún bajo una sombrilla, el reflejo de la luz solar en la arena puede ser dañino entre las 11 y las 16 horas. También el agua multiplica los efectos del sol. Es conveniente aprovechar las horas de la tarde para descansar en el alojamiento, comer o realizar paseos céntricos. Ante todo, se debe proteger a los niños durante estas horas de la tarde, ya que tienen la piel más vulnerable al sol.

Cómo cuidar a piel del sol en Brasil

  •  Los lentes de sol son grandes aliados para evitar los daños que los rayos UV producen en los ojos a largo plazo. También es conveniente cubrirse con gorros y camisetas durante las horas de la tarde, aún cuando no nos encontremos en la playa.
     
  • Durante los días nublados también es necesario protegerse, ya que las nubes no impiden el pasaje de los rayos UV.
     
  • Hay alimentos que fortalecen la piel ante la exposición solar. Muchos de ellos componen la dieta básica brasileña: pescados, frutas amarillas y anaranjadas como banana, naranja, damascos y melocotones, porotos y legumbres. Las frutas y vegetales frescos son clave para mantenerse hidratado ante el intenso calor de las regiones tropicales.
     
  • Las cremas hidratantes luego de tomar sol son recomendables para mantener la piel fresca y humectada, evitando los procesos de envejecimiento que puede provocar el exceso de sol.  

Si viajas a Brasil no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario