Región norte de Brasil

El colosal Río Amazonas  -el más caudaloso del mundo- atraviesa la región norte de Brasil dotándola de una biodiversidad inigualable en el planeta, tanto por su variedad como por su volumen. Pulmón verde de la Tierra, la selva amazónica es un destino que invita al reencuentro con la más densa naturaleza, a la aventura de paisajes salvajes, al contacto con culturas tribales que desarrollan su vida manteniendo tradiciones ancestrales, al margen de los dictámenes de la globalización.

La región Norte es, al mismo tiempo, la más extensa y la menos poblada de Brasil. Son siete los estados que la conforman: Amazonas, Acre, Pará, Rondônia, Roraima, Amapá y Tocantins. De clima tropical húmedo, las lluvias son intensas durante la temporada de precipitaciones, cuando los ríos aumentan hasta diez metros su nivel.

Ello no ha impedido el desarrollo de grandes metrópolis como Manaus (capital de Amazonas) y Belém (centro de Pará), impulsadas sobre todo a finales del siglo XIX durante el auge de la extracción del caucho. Estas ciudades son los polos turísticos más importantes de la región, oficiando como excelentes puertos de entrada a aventuras selváticas y playas fluviales, y cautivando a los turistas con sus riquezas históricas y culturales.