El Barroco en Ouro Preto

El Barroco en Ouro Preto

Ouro Preto es una joya del “Barroco mineiro” y el símbolo de los efectos de la fiebre del oro en el estado de Minas Gerais. Fundada en 1711, fue la primera capital del estado. En 1933, Getulio Vargas la nombra “ciudad monumento y patrimonio artístico nacional”, debido a la riqueza de su arquitectura barroca.

Esta ciudad cuenta con numerosos ejemplos del Barroco, no sólo en sus iglesias, sino también en otras construcciones, como el Teatro de Ópera (1770), que es el más antiguo de Sudamérica, en el Museo de la Inconfidencia, los caserones portugueses y el Palacio de los Gobernadores.

Los principales exponentes del Barroco de Ouro Preto son, en primer lugar, el Aleijadinho (Antonio Francisco Lisboa), el pintor Manuel da Costa Ataíde y el escultor portugués, Francisco Xavier de Brito.

El origen del Barroco en Ouro Preto

El origen del Barroco en Ouro Preto

Ouro Preto surge por accidente, cuando un mulato bandeirante, Duarte Lopes, se detuvo en el pico Itacorumi a beber agua, mientras buscaba indios cataguases, y se encontró unas piedras negras que brillaban en su tazón, era el “oro negro” (oro recubierto por óxido de hierro). Esto desató un aluvión de garimpeiros y así surgió la ciudad.

En 1980, la UNESCO la declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad. Una ciudad con una rica arquitectura, lo que se plasma en las variadas iglesias barrocas, como las de: Nuestra Señora del Pilar, Nuestra Señora de la Concepción, Nuestra Señora del Rosario, la de San Francisco de Asís, la de Santa Ifigenia, entre tantas.

Una de las principales particularidades del “Barroco mineiro”, es el uso de elementos autóctonos en la decoración sacra, como los ángeles negros, incluso Santa María es representada como una mulata, hasta el propio Papa aparece como negro en esta decoración eclesiástica.

A modo de ejemplo, podemos citar la iglesia de San Francisco de Asís, construida en 1766 y cuenta con pinturas de Manuel da Costa Ataíde, como la salvación a través de la música, donde María es una mulata coronada por estrellas y a sus pies hay ángeles y querubines. Para esta obra, la esposa e hijos del propio artista fueron sirvieron como modelos. También cuenta con esculturas del Aleijadinho, en los altares, púlpitos y en la entrada, siendo este trabajo, la obra maestra del escultor.

En la gestación de la ciudad se encuentra implicada la masonería, de cuya actividad podemos encontrar numerosos vestigios en los símbolos masónicos que aparecen disimulados en la arquitectura (caracoles esculpidos, pirámide de siete escalones frente a un altar, blasones, etc.).

Barroco en Ouro Preto

Si viajas a Ouro Preto no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario