Historia de Olinda

Historia de Olinda: mapa de la conquista

Ubicada en el estado de Pernambuco, Olinda es una de las más antiguas ciudades brasileras, fundada (todavía como pueblo) en 1535 por Duarte Coelho, quien hizo todo por el desarrollo de la tierra. Coelho fundó el primer ingenio azucarero, lo cual desarrolló la agricultura. También ordenó la construcción de un edificio destinado al funcionamiento de la Cámara de Senadores  de Olinda, edificio donado en 1676 al primer obispo de Olinda Don Estevam Brioso de Oliveira, que lo convirtió en un palacio episcopal que se conserva hasta hoy.

Historia de Olinda: mapa de 1650

En 1630, Olinda fue tomada por los holandeses que la incendiaron al año siguiente; en 1654, los portugueses retomaron el poder y expulsaron  a los holandeses. Olinda vuelve a ser la capital de Pernambuco, aunque los gobernantes vivieran en Recife.  Alrededor del 1800 perdió nuevamente el título de capital pasando a ser Recife.

Debido a determinados aspectos, Olinda rivalizaba con la metrópolis portuguesa. Sus viejas casas tenían bisagras de bronce, mientras que las iglesias, principalmente la Sé, ostentaban en sus puertas principales bisagras de plata y llaves fundidas en oro. 

Fue en el Senado de Olinda que, el 10 de noviembre de 1710, el sargento Bernardo Vieira de Melo dio el primer grito en pro de la independencia nacional.

Al comienzo los que allí veraneaban usaban casas de terceros, alquiladas para las temporadas de verano. Después, son adquiridos inmuebles e se vuelve un hábito vivir en la ciudad, incluso fuera de la temporada de verano. Es el renacimiento de la ciudad. Se siente esa transformación en aquellas casas próximas al mar, revestidas con ropas ecléticas y con las reformas de las fachadas, que son modernizadas.

Foto antigua de la costa de Olinda

Lo que se restringía a las áreas próximas a las playas va después a encaminarse hacia otras calles de la ciudad. Una transformación urbana que da nuevo aliento a la vieja ciudad. El agua potable -llevada a las casas por la Compañía Santa Teresa- y la electrificación, denotan la importancia que readquiere la ciudad. Después, el tren urbano es sustituido por los ómnibus eléctricos, en el comienzo del siglo XX.

Si viajas a Olinda no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario