Historia de Natal

Historia de Natal

Natal fue construida sobre la margen derecha del Río Potengi, próximo al Océano Atlántico. El suelo de Natal es arenoso, lo que provoca la formación de dunas. La costa está entrecortada por bahías y protegida por arrecifes que aparecen a lo largo de buena parte del litoral. 

En diciembre de 1597, una flota comandada por Jerônimo de Albuquerque desembarcó en el Río Potengi, con la misión de fundar una nueva ciudad y construir un fuerte para proteger a los colonos portugueses de las incursiones de los piratas franceses, que estaban tratando de negociar con los potiguares, indios nativos. En la misma época, por tierra, llegó a la región un grupo liderado por el entonces gobernante de Pernambuco, Manuel Mascarenhas Homem. El 6 de Enero de 1598, este grupo comenzó a construir el Fuerte de los Tres Reyes Magos; el 25 de Diciembre del mismo año, fue fundada una pequeña villa a poco más de dos kilómetros de distancia del Fuerte. Esa villa fue bautizada como Natal, en referencia a la fecha de su fundación, ya que Natal significa Navidad.

Al comienzo el desarrollo de la región fue lento; a diferencia de Pernambuco, el suelo arenoso de Natal no era adecuado para el cultivo de caña de azúcar. En 1633, los holandeses invadieron la ciudad; el Fuerte fue renombrado por Fort Keulen y así quedo hasta 1654, cuando los portugueses lo retomaron. Los holandeses, tal como los portugueses, no tuvieron mucho interés en el desarrollo de la región de Natal; también ellos prefirieron concentrarse en Recife y Olinda, ciudades que recibieron muchos mejoramientos por parte de los holandeses, que son visibles hasta la actualidad.

La caña de azúcar fue largamente cultivada desde Bahía hasta Paraiba, pero apenas una pequeña área en el sur de Rio Grande del Norte era propicia para la cultura. Después del ciclo de la caña, el Brasil colonial entró en el ciclo del oro, que poco benefició a Rio Grande del Norte: en los siglos XVIII y XIX,  el gobierno se trasladó más y más hacia el centro-sur del país.

Por eso, la región de Natal no sintió, como otras, la situación de ser colonia sujeta a una metrópoli. Este hecho probablemente contribuyó para hacer de Natal una de las regiones más liberales de Brasil. El Estado fue el primero en abolir a la esclavitud, diez años antes que el resto del país; la primera mujer brasilera en ser electa intendente gobernó Lajes, una ciudad próxima a Natal.

Historia de Natal, foto antigua de sus playas

A principios del siglo XIX, Natal era todavía una pequeña villa, dividida en dos áreas principales: la Ciudad Baja, cerca del puerto, que concentraba el comercio; y la Ciudad Alta, en los cerros alrededor del puerto, donde se localizan iglesias y edificios del gobierno. Solamente en 1922, en el gobierno de Pedro Velho, es que la ciudad empezó a modernizarse; en 1930, luego de la victoria de la Alianza Liberal, Natal inició un acelerado proceso de urbanización. 

Durante la Segunda Guerra Mundial, Natal cambió su estilo de vida. Millares de soldados americanos pasan los años de guerra en Natal, lo que hizo que los residentes cambiaran su modo de vida, además de los nuevos productos introducidos. Después de la guerra, mucha de la riqueza provino de las exportaciones, a través del puerto; algunos productos de relevancia en la economía de Rio Grande del Norte son la sal y en décadas recientes el petróleo (ningún otro estado produce más petróleo que éste).

En décadas recientes, el turismo se convirtió en la principal actividad de Natal. El sol brilla prácticamente todo el año (la estación de lluvias se concentra entre abril y junio), el calor es aliviado por los vientos, y la temperatura varía entre 20 y 33ºC. Toda una infraestructura, incluyendo hoteles, restaurantes, agencias de viajes, etc. tuvo rápido desarrollo.

Historia de Natal: el turismo en la actualidad

Como la urbanización de la ciudad es reciente, el crecimiento fue precedido de un buen planeamiento; la ciudad no creció mucho, como pasó con la mayoría de las ciudades de Brasil; Natal consiguió mantener una atmosfera tranquila, sin dejar de agregar las comodidades de una ciudad moderna.

Si viajas a Natal no olvides contratar tu seguro de viaje


2 Comentarios
  • Mariana Pintos- Miércoles 18 de diciembre de 2013

    Estuve la semana pasada para mi luna de miel. La pasamos hermoso! Hermosa gente y hermoso lugar. Realmente recomendable!

  • fernando seixas- Jueves 1 de mayo de 2014

    Me encantaria conocer ese lugar con mi esposa.

Dejar comentario