Templo budista en Foz de Iguazú

A pesar de que la gran mayoría de la población de Foz de Iguazú es católica, los turistas tienen a su disposición dos templos religiosos, la Mezquita musulmana de Foz de Iguazú y el Templo budista, construido en 1996.

Este templo está emplazado en un predio de 2.500 metros cuadrados, que ostenta una arquitectura suntuosa, pero los visitantes tan sólo tienen acceso a la Sala de los Guardianes, donde se ubican 18 estatuas de los discípulos de Buda, entre los cuales se encuentra: Kalika, Nantimitolo y Kanakavatsa (el espacio está en el parque y no puede ser filmado o fotografiado).

La entrada al templo es gratuita. El mismo está situado en la Rua Aluísio Ferreira de Souza 99. Para acceder en coche, la entrada está ubicada antes de Itaipú, y el templo queda cerca del campo de aterrizaje de los ultralivianos para paseos turísticos de Foz de Iguazú.

 

Descripción del Templo budista en Foz de Iguazú

El templo está poblado de jardines con estatuas de las diferentes divinidades, entre las cuales destaca la estatua del Buda sentado, con siete metros de altura.

Todo el predio del templo es una maravilla, con sus jardines parquizados, las estatuas monocromas, excepto una que desentona con el resto por su intenso colorido. Esta figura está apoyada en un elefante, se trata de la estatua de un bodhisattva, un ser de sabiduría elevada que tiene como misión, iluminar el camino de las personas.

Frente al templo podemos observar las 108 estatuas idénticas, de dos metros y medio de altura, que representan una reencarnación de Buda en la tierra, y las posiciones de las manos, significan la bienvenida y la energía positiva.

En la parte interna del templo hay dos caminos restringidos para el público. La Sala de los Guardianes incluye 18 estatuas que representan a los discípulos de Buda. En esta sala no se permite tomar fotografías.

Si bien, el templo está abierto a recibir visitantes, no es ese su propósito, sino el de ofrecer un espacio para la meditación y el recogimiento a los fieles del budismo, por lo que no cuenta con guías ni personal de informes. A pesar de ello, el templo cuenta con una pequeña tienda de recuerdos.

Concordante con la filosofía budista, el templo se encuentra en la parte más apartada y humilde de la ciudad, la que contrarresta con el esplendor del templo.

 

Si viajas a Foz de Iguazú no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario