Turismo ecológico en Roraima


Turismo ecológico en Roraima

La selva amazónica y las sierras son motivo suficiente para aventurarse al turismo ecológico en Roraima, sin contar uno de los mayores atractivos para los fanáticos del montañismo, que es el monte Roraima de casi tres mil metros de altura.

La mayor parte del estado de Roraima está cubierta por la selva amazónica y el resto por la sabana. El estado está conectado por carretera solamente con Manaos y con Bonfim, la conexión con el resto de Brasil se realiza por vía aérea, que constituye la principal ruta de acceso del turismo que allí llega.

Atractivos del turismo ecológico en Roraima

Atractivos del turismo ecológico en Roraima

La capital del estado es Bõa Vista, una ciudad con clima cálido húmedo, con dos estaciones bien marcadas, la lluviosa entre mayo y septiembre, y la seca, entre octubre y abril. La ciudad tiene forma de abanico con las avenidas convergentes hacia la plaza del centro cívico.

La capital de Roraima tiene para ofrecer al turista su Museo de la Casa del indio, ubicado en el Parque Anauá, el que conserva armas, vestimenta y objetos de los indígenas de la región. El Centro Histórico, que data de 1830 con iglesias construidas por los monjes benedictinos.

Durante la temporada seca, el nivel del río Branco baja y permite la formación de playas de agua dulce muy hermosas que atraen al turismo. Entre ellas destaca la Praia de Agua Bõa y la isla de la Praia Grande. La isla cuenta con muchos lagos y hermosas playas, además de una fauna muy rica y vistosa.

El río Cauamá también deja lugar a numerosas playas durante la estación seca, las cuales se destacan por sus aguas cristalinas y cuentan con restaurantes y una buena infraestructura turística además de zonas de camping.

La zona del río Negro y el río Branco que limitan con la reserva indígiena de Niquiá, reciben a turistas ecológicos de todas partes que llegan para practicar caminatas por los senderos que se introducen en la selva y atraviesan los campos de la región. También pueden practicarse paseos por los ríos en barco o realizar recorridas aéreas por el río Agua Bõa do Univini. La zona cuenta con una infraestructura adecuada al ecoturismo, con alojamiento, restaurante y transporte.

Otro de los principales atractivos de Roraima es el Parque Nacional del Monte Roraima, que fuera creado en 1989 y limita con Venezuela y Guyana. Esta zona de sabanas atravesada por ríos de aguas limpias y cascadas, es la sede de la que se considera una de las montañas más antiguas del planeta, el Monte Roraima. Esta elevación de tres mil metros de altura con forma de mesa, es uno de los atractivos de los aficionados al montañismo y al turismo aventura.

La travesía para acceder a la cumbre del Monte Roraima está plagada de dificultades como los ríos, peñascos y una ascensión en medio de vientos superiores a 100 kilómetros por hora, además de las elevadas temperaturas. Este monte cuenta con una flora abundantísima con más de 400 especies de bromeliáceas, y 2000 flores y helechos. En la cima del monte está el altiplano, el Valle de los Cristales, donde se ubican una serie de formaciones de cristales puntiagudos. La cara más agreste y difícil del monte fue escalada con éxito por primera vez en 1991, por tres montañistas brasileros que tomaron cinco días y medio para hacerlo.

Otro de los atractivos para el ecoturista son las 200 aldeas de indígenas que se encuentran distribuidas por el estado. La mayor población es la del grupo de los Ianomâmi, que se distribuyen en los municipios de Bõa Vista, Alto Alegre, Caracaraí y Mucajaí.

Si estás interesado en viajar a Roraima te recomendamos visitar la Isla de Maracá, una reserva natural que cuenta con búfalos, garzas y lobos, y que posee una playa llamada Boca do Inferno, con arenas de color oscuro, por la cual se puede acceder a una grieta natural, el Igarapé do Inferno. Otro punto recomendable es el Forte São Joaquim, que se ubica en la confluencia de los ríos Tacutu y Uraricoeira, que fuera construido en el siglo XVIII. También deben visitar el lago Caracarana, próximo a la frontera con Guyana, rodeado por árboles de cajú. Es un sitio de difícil acceso.

Si viajas a Brasil no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario