Espeleoturismo en Brasil: un viaje al centro de la tierra

Espeleoturismo en Brasil: un viaje al centro de la tierra

Brasil es un país de riquezas innumerables, dispuesto a recibir a cualquier viajero y ofrecerle el destino que más le guste. Es que además de sus maravillosas playas, este país tiene mucho más que brindar al viajero y especialmente a aquellos que practican el ecoturismo y una de las modalidades más singulares que viene creciendo sostenidamente es el espeleoturismo o exploración de cuevas y cavernas.

Brasil posee unas 4.500 cavernas registradas en la Sociedad Brasilera de Espeleología, pero de ellas, apenas 53 cuentan con las condiciones de seguridad necesarias para recibir a los turistas. Estas cavernas se distribuyen en tres zonas principales del país: la zona noreste, la centro-oeste y la sudeste.

Regiones de cavernas para el espeleoturismo en Brasil

Regiones de cavernas para el espeleoturismo en Brasil

Región noreste:
En esta zona hay dos parques nacionales que albergan diferentes cavernas y grutas: la Chapada Diamantina en el estado de Bahía, la Serra da Capivara en el estado de Piauí, el Parque Estatal de Terra Ronca, en los estados de Goias y Bahía. Este último es uno de los sitios más importante del país en cuanto a las cavernas.

Región centro-oeste:
Aquí está el Parque Nacional de la Chapada dos Guimarães, en el estado de Mato Grosso.

Región sudeste:
En la ciudad de Cordisburgo, en el estado de Minas Gerais, está la Gruta de Maquiné. En Sete Lagoas, está la Gruta Rei do Mato. En Lagoa Santa, está la Gruta da Lapinha.

Consejos para los viajeros espeleólogos en Brasil

Consejos para los viajeros espeleólogos en Brasil

Al mismo tiempo que fascinan, las cavernas son ambientes peligrosos, que pueden presentar pasajes estrechos, piedras sueltas, suelo resbaladizo, cámaras que se pueden inundar rápidamente, en definitiva, un escenario propicio para los accidentes.

Debido a todos los riesgos que nombramos, es aconsejable visitar sólo las cavernas que están acondicionadas para el turismo y hacerlo con un guía experimentado, que además de brindar seguridad, puede informarnos acerca del fantástico mundo que existe bajo nuestros pies.

Para entrar en una caverna es necesario contar con el equipo de seguridad adecuado compuesto por casco, calzado antideslizante, pantalón y camisa de mangas largas o enterito apropiado para la espeleología.

Para los principiantes, la mejor opción es comenzar con un grupo espelológico. También es conveniente realizar alguna preparación física, pues el acceso a las cavernas no suele ser fácil.

Este deporte aventura no es aconsejado para quienes sufren claustrofobia, aunque si la espeleología es tu vocación, puedes intentarlo con aquellas cavernas que cuentan con grandes salones que pueden ser visitados.

Si viajas a Brasil no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario