Música de Brasil

Musica de Brasil

La musica de Brasil tiene dos vertientes, por un parte la tradición escrita, originaria de Europa, y conocida como erudita o de concierto, y la tradición no escrita, que es una mezcla de corrientes europeas, indígenas y africanas, que produce las múltiples formas de la música popular.

La tradición escrita de la musica de Brasil:

La tradición de la música escrita abarca los siglos XVI al XVIII, está ligada al culto religioso católico. Los principales centros de implantación son: Bahía, Olinda (Pernambuco), Rio de Janeiro, São Paulo y Minas Gerais. Los músicos de esta tradición suelen ser artesanos mulatos, en ocasiones reunidos en colegios corporativos

Cuando en 1808, el rey de Portugal traslada su corte a Brasil a causa de la invasión napoleónica, da con ello impulso a la vida musical en Rio de Janeiro, movilizando a instrumentistas y coros, dedicados principalmente a la música religiosa.

En 1842 se crea el Conservatorio Musical, que fomenta el desarrollo de una música instrumental no religiosa, como la de Francisco Manuel da Silva (1795-1865), autor del Himno Nacional. Carlos Gómez (1836-1896), escribe la ópera “Il Guarany”, que se estrenara en la Sísala de Milán, donde combinan las características propias de la ópera italiana, con el mundo indígena de la América Latina.

En el siglo XIX, algunos nacionalistas románticos, buscan mezclar la música de cámara y sinfónica, a lo local, buscando ritmos, temas de la música popular. Aunque persisten quienes continúan en la tradición escrita.

Alrededor de 1920, la música concretista, típicamente brasilera, cobra bríos con las realizaciones de Heitor Villalobos (1887-1959) y los primeros autores dedicados al nacionalismo modernista, en su búsqueda de una fusión de la música moderna europea y los elementos populares brasileros.

En la década de 1960, se radicaliza y afirma esta vanguardia, principalmente en la música del grupo paulista Musica de Brasil Nova. Sobre finales del siglo XX, se desarrolla la producción escritural con la aparición de la música electrónica y la electroacústica.

La tradición no escrita de la musica de Brasil:

Los orígenes de la música popular se remontan a la época colonial, donde se da una aculturación de elementos portugueses, indígenas y africanos..

Los contingentes de esclavos traían una infraestructura rítmica relacionada con el sincretismo, los gestos vocales y danzantes, y la ambivalencia entre la adaptación y la resistencia.

 Las variantes son diversas: la Modinha del siglo XVIII originadas en las danzas cortesanas, el Lundu originado en el batuque africano, las Polea del siglo XIX y sus derivados, el Maxixe y el Choro.

En el siglo XX, la introducción del gramófono, el disco y la radio, fomentan la expansión de la música popular urbana, el Samba, con exponentes como Pixinguinha, Dorival Caymmi, Caetano Veloso, Chico Buarque, Paullinho da Viola y otros. Este desarrollo está ligado al carnaval de calle que toma fuerza creciente.

A fines de la década de 1950, hace su aparición la Bossa Nova, con elementos propios del jazz, con exponentes com Vinicius de Moraes, Tom Jobim, João Gilberto. Posteriormente con continuadores como Alceu Valença, Remeto Paschoal, Egberto Gismonti.

Luego de la década del 60, la música popular universitaria toma el nombre de Música Popular Brasilera, se tratas de una corriente politizada, caracterizada por famosos festivales de la canción.

La tendencia conocida como Vanguardia Paulista tiene como exponentes a grupos de rock brasileño como Paralamas do Sucesso, Legião Urbana.

Si viajas a Brasil no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario