Guía para viajar a Cuiabá

El estado de Río Grande do Sul tiene en Canela uno de sus destinos estelares. El Valle del Quilombo la separa de Gramado, formando en conjunto el principal polo turístico de la región. La naturaleza profusa de la localidad compone un escenario privilegiado para el ecoturismo, mientras que sus encantadoras construcciones tradicionales aportan un sello particular al paisaje. El invierno es la mejor época para viajar a Canela, ya que adquiere todo su esplendor de típica villa serrana. Sin embargo, cualquier momento del año es acertado para disfrutar sus variadas propuestas.

En medio de impresionantes bellezas naturales, las calles de Canela guardan el carácter propio de un pequeño pueblo de estilo alemán. La Catedral de Piedra impresiona con su soberbia arquitectura gótica, mientas que la emblemática casona antigua conocida como “Castillito” es un acogedor refugio donde disfrutar las delicias típicas del lugar. En la guía de Canela encontrarás una amplia gama de tiendas, cafés y albergues que la convierten en la base perfecta para partir a largas jornadas de aventura.

Los parques ecológicos son la gran atracción del turismo en Canela. Los amantes del trekking, canopy y el hiking aprovecharán un panorama increíble de montañas, ríos y bosques. La Cascada del Caracol, ubicada en el parque estatal del mismo nombre, es uno de los paisajes preferidos del lugar. El Parque da Ferradura con su inmenso cañón es otro de los sitios imperdibles, cuyas vistas más asombrosas se obtienen en el Parque Floresta Encantada. Aunque lo cierto es que en Canela todos los puntos ofrecen panoramas deslumbrantes, que no cesan de superarse unos a otros.