Historia de Belo Horizonte

Historia de Belo Horizonte

Los comienzos de la ocupación de la región de Belo Horizonte

Durante la expansión paulista, que creció con el descubrimiento del oro, el bandeirante João Leite da Silva Ortiz ocupó en 1701 tierras en las que estableció su hacienda. A los pies de la Sierra do Curral en 1750, por orden de la Corona, fue creado el distrito de Nossa Senhora da Boa Viagem do Curral.

En 1890, el pueblo del municipio de Sabará tomó el nombre de Belo Horizonte. Con la república y la descentralización federal, las capitales tuvieron mayor relevo: ganaba vigor la idea de cambio de sede del gobierno minero, pues la antigua Ouro Preto era trabada topográficamente. Así, fue indicada Belo Horizonte, con el nombre de Ciudad de Minas. 

La fundación de Belo Horizonte

Foto antigua de Belo Horizonte

El apogeo de Ouro Preto perduró hasta finales del siglo XVIII, cuando el ciclo de oro dio lugar al ganado y a la agricultura, creando nuevos núcleos regionales e inaugurando una nueva identidad estadual. A finales del siglo XIX, el hierro gana gran importancia en el escenario económico mundial e inaugura un nuevo ciclo económico en Minas, el ciclo del hierro. La entonces capital de Minas Gerais, la ciudad de Ouro Preto empezó a tener dificultades para acomodar la expansión urbana debido a su ubicación.

Eso generó la necesidad de la transferencia de la capital hacia otra localidad. El 17 de diciembre de 1893 se elige de entre otras ciudades, Belo Horizonte como capital. El local elegido era ideal: estaba en el centro de la unidad federativa, a 100 km de Ouro Preto lo que facilitaba mucho, accesible por todos los lados a pesar de las montañas, rico en cursos de agua, poseedor de un clima amento, en una altitud de 800 metros.

El Proyecto de Aarão Reis

Inauguración de Belo Horizonte

Proyectada por el ingeniero Aarão Reis entre 1894 y 1897, Belo Horizonte fue la primera ciudad brasilera moderna planeada. Elementos claves de su trazado incluyen una malla perpendicular de calles, cortadas por avenidas en diagonal, cuadras de dimensiones regulares y una avenida entorno a su perímetro (Avenida do Contorno). Otro aspecto interesante del proyecto original es la abundancia de parques y plazas, con un gran parque municipal en el área central.

La nueva capital fue el mayor problema del gobierno del Estado: construida luego de vencer muchos obstáculos, ella permaneció en relativo estancamiento debido a la crisis financiera. Uniones ferroviarias con el sertão y Rio de Janeiro pusieron a la ciudad en comunicación con el interior y la capital del país.

La historia reciente de Belo Horizonte

Historia erciente de Belo Horizonte

La década de 1980 fue marcada por la valorización de la memoria de la ciudad, con la orientación en el crecimiento. Varios edificios de importancia histórica fueron derrumbados. En ese mismo año, aproximadamente 850.000 personas ocuparon la Plaza Israel Pinheiro (conocida como Plaza del Papa) para recibir al propio Papa Juan Pablo II.

En la primera década del siglo XXI, Belo Horizonte se ha destacado por el desenvolvimiento del sector terciario de la economía: el comercio, la prestación de servicios y sectores de tecnología de punta.

El turismo de eventos, con la realización de congresos, convenciones, ferias, eventos técnico-científicos y exposiciones, ha fomentado el crecimiento de la ocupación de redes hoteleras y del consumo de los servicios de bares, restaurantes y transportes. La ciudad también viene experimentando éxitos a nivel artístico-cultural, principalmente por las políticas públicas y privadas de estimulo de ese sector, como la realización de eventos fijos a nivel internacional y el crecimiento del número de salas de espectáculos, cines y galerías de arte. Por todo eso, a cada año la ciudad se consolida como un nuevo polo nacional de cultura.

Si viajas a Belo Horizonte no olvides contratar tu seguro de viaje


0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario