Así denominada por su espectacular paisaje de cerros, Belo Horizonte es la primera ciudad planificada de Brasil. Aunque su origen data de 1700, su desarrollo urbano se inició a principios del siglo XX, cuando fue concebida como capital del estado de Minas Gerais. “Beagá” para los locales, hoy es una de las regiones metropolitanas más importantes del país. Viajar a Belo Horizonte depara gratas sorpresas gracias a su vistosa arquitectura, sus paseos ecológicos y sus famosos bares.

El turismo en Belo Horizonte se define por su despliegue de matices. Los edificios de la época colonial se mezclan con los grandes rascacielos y con las impactantes obras modernas del arquitecto Oscar Niemeyer. Como marco, la bella Serra do Curral y una inmensa riqueza ecológica que es preservada en numerosos parques y reservas.

En la guía de Belo Horizonte encontrarás los sitios más interesantes para visitar. La zona de Pampulha, con sus fascinantes conjuntos arquitectónicos y sus bellezas naturales, es una de las más atractivas. En el centro de Belo Horizonte se concentran numerosas actividades culturales. Las tradiciones mineiras adoptan un espíritu cosmopolita en las coloridas calles de Savassi, los sofisticados restaurantes de Lourdes, la interminable Feria Hippie de la Avenida Alonso Pena, el interesante Palacio das Artes o las encantadoras Plazas do Papa, da Liberdade o Rui Barbosa. Por la noche, la “capital brasileña de los bares” (con el mayor número de bares por habitante) tiene incontables opciones para disfrutar de la tradicional cachaça artesanal o de las sabrosas especialidades de Minas Gerais.