Rafting en Brasil

Rafting en Brasil

La popularidad del rafting en Brasil ha crecido mucho en los últimos años, siendo San Pablo y Rio de Janeiro los estados más buscados debido a la cantidad de ríos turbulentos que presentan. Otro de los lugares muy concurridos por los amantes de este deporte es Paraná, ya que también cuenta con esos ríos de aguas blancas que permiten experimentar la adrenalina que se vive cuando desciende a gran velocidad.

Como decíamos San Pablo es uno de los lugares más atractivos para la práctica del rafting, ya que cuenta con ríos de diversos grados de dificultad, haciendo que esta actividad sea apta tanto para principiantes como para los más experimentados. Uno de lugares más recomendados es el Rio Paraibuna, ubicado en el municipio de São Luiz do Paraitinga a unos 180 kilómetros de la capital. El mismo cuenta con diferentes tramos donde la fuerza de las aguas cambia de dimensión, por lo que se organizan tours aptos para todos los niveles de deportistas.

Los que tienen más experiencia en rafting pueden trasladarse a 70 kilómetros de la ciudad de San Pablo donde se encuentra Juquitiba, o a 132 donde está Socorro, ya que ambas localidades cuentan con ríos turbulentos donde se hacen expediciones grupales. Por otro lado, quienes desean desarrollar esta actividad en familia pueden acercarse al municipio de Brotas, a unos 200 kilómetros de la capital, que cuenta con el río Jacaré-Pepira donde se les permite practicar rafting tanto a adultos como a niños mayores de dos años.

Otro de los estados más buscados por los amantes de este deporte es Rio de Janeiro, que cuenta con dos lugares ideales para la práctica del rafting. Uno de ellos es el río Paraibuna, que se ubica en la ciudad de Tres Ríos a pocos kilómetros al norte de la capital. Su ruta tiene unos 20 kilómetros de largo y puede ser recorrida entre dos y tres horas. La otra alternativa es ir al río Macaé, situado en la localidad de Casimiro de Abreu. En este caso la ruta es un poco más corta (8 kilómetros), aunque las aguas son más turbulentas por lo que presentan más dificultades.

Otra de las posibilidades es viajar al estado de Paraná, que cuenta con el río Jaguariaíva que es ideal para los principiantes, ya que los saltos de agua son pequeños y la corriente no es muy fuerte. El mismo se encuentra en la ciudad que lleva su mismo nombre a poco más de 200 kilómetros de Curitiba. Por otra parte, dentro del mismo estado existe otra muy buena alternativa en el municipio de Cerro Azul (85 kilómetros de la capital), donde se encuentra el río Ribeira sobre el cual se realizan diversas expediciones.

Estos son simplemente los destinos más concurridos, ya que también existen otros lugares aptos para practicar este deporte como el estado de Santa Catarina y Minas Gerais. Las travesías por todos estos ríos se llevan a cabo a través de diferentes tours organizados por diversas agencias turísticas, las cuales cuentan con todos los elementos necesarios para garantizar la seguridad de los visitantes, hecho que hace que la práctica del rafting en Brasil además de ser una actividad apasionante sean totalmente segura.

Si viajas a Brasil no olvides contratar tu seguro de viaje


1 Comentario
  • Carmen Delfino- Sábado 27 de diciembre de 2014

    Quisiera ir en la tercer semana de febrero /2015 a experimentar rafting, en San Pablo mas cerca mejor por el costo y mi disponibilidad de tiempo, agradezco si me envian datos para contactarme con quien organice esta actividad en esa zona. Saludos, Carmen.

Dejar comentario